Latidos Silvestres

Fundación Gaia Pacha

Latidos Silvestres

El accionar del ser humano contra la naturaleza en beneficio propio ha conseguido afectar al medio ambiente de gran manera, entre muchas de sus consecuencias, la destrucción de la fauna silvestre es una de las más grandes. Actualmente según un estudio de  la unión nacional para la conservación de la naturaleza, 22408 especies en el mundo se encuentran en peligro de extinción, de las cuales podemos encontrar entre las más explotadas por fines domésticos o económicos a especies como el Atún rojo usado para el Sushi, el Elefante asiático cazado por su marfil, el Orangután de Sumatra usado como mascota en varios lugares, el Oso Polar desplazado de su hábitat natural por el cambio climático y muchos otros animales que se ven afectados por la acción humana.

Bolivia tiene un total de 68 especies en peligro de extinción de las cuales 11 corresponden a la ciudad de Cochabamba como ser el Ñandú, los Flamencos Andinos, Loros, el Cóndor, el Quirquincho, Oso Andino o Jukumari y el Leopardo entre otros, la mayoría de estas sufren de comercialización ilegal o tráfico. Es por eso que la fundación Gaia Pacha lanza la campaña “Latidos Silvestres” con el fin de poder concientizar a la población cochabambina por medio de charlas y seminarios respecto a la problemática de la trata y tráfico de animales silvestres.

 

Acceder a la compra de animales silvestres es una de las maneras en que la población contribuye a que esta cultura de trata y tráfico de estos animales continúe. Por esta razón la fundación Gaia Pacha busca la participación de las organizaciones cochabambinas en apoyo a esta iniciativa las cuales le darán un valor agregado a su actividad en la comunidad donde la desempeñen, permitiendo así el mejoramiento del ecosistema ambiental de la misma y desmarcarse de otras organizaciones por poder contribuir a la comunidad desde esta perspectiva.

 

Estos talleres permitirán generar una conciencia colectiva en la comunidad respecto a no fomentar la comercialización y trata ilegal de estas especies, comenzando por frenar la compra de las mismas por parte de la población y por la generación de iniciativas que garanticen la protección de la fauna silvestre boliviana y sus ecosistemas.

 

 

 

 

 

 

Fuentes: